THE ACADEMY

Aceso Gratuito al Gracie Insider

Aprenda las Técnicas Gracie. Aprenda la Dieta Gracie. Aprenda el estilo Gracie. Ingrese su correo electrónico para obtener acceso inmediato a la revista electrónica mensual de la Família Gracie.

LA ACADEMIA

A una edad muy temprana, Helio Gracie aprendió las técnicas del Jiu-Jitsu Japonés tradicional con su hermano mayor, Carlos. A fines de los años 1920, comenzó a modificar estas técnicas para adaptarlas a su físico débil con el propósito de desarrollar un sistema que le permitiera defenderse de contrincantes de mayor estatura. Luego de varios años de perfeccionamiento, pudo demostrar la efectividad de su arte al derrotar regularmente a contrincantes más fuertes y más corpulentos, algunos de los cuales pesaban más de 100 libras más que él. Como consecuencia de ello, las técnicas de Helio se convirtieron rápidamente en la nueva expresión del jiu-jitsu en Brasil y abrieron el camino para una revolución mundial en las artes marciales.

En 1967, bajo la guía del Gran Maestro Helio Gracie, los practicantes del jiu-jitsu establecieron la primera Federación de Jiu-Jitsu en Brasil para organizar competencias recreativas para poner a prueba sus capacidades de defensa personal en un entorno seguro. Un subproducto no intencionado de este desarrollo fue el cambio experimentado por el jiu-jitsu que pasó de ser utilizado para la defensa personal a ser también utilizado en técnicas y aplicaciones deportivas. La diversión y el entusiasmo por competir, junto al prestigio que se lograba al resultar victorioso en una competencia, hizo que la gran mayoría de los instructores de jiu-jitsu se dedicaran enteramente a preparar a sus estudiantes para competir en torneos. Dedicaban sus sesiones de entrenamiento a desarrollar técnicas que los condujeran a la victoria basándose en el sistema de puntos, reglamentos, y clasificación por peso del jiu-jitsu deportivo. Desdichadamente, la epidemia de torneos tuvo consecuencias nefastas. Minó la efectividad del arte, ya que la mayor parte de las técnicas deportivas del jiu-jitsu tenían poca o ninguna aplicación en una pelea real. Peor aún, al perfeccionar las técnicas del deporte, el estudiante con frecuencia adquiría reflejos que podían resultar terriblemente contraproducentes en el caso de un enfrentamiento callejero. Helio no estaba dispuesto a poner en riesgo los principios fundacionales de su arte y renunció a la Federación.

En 1978, Rorion Gracie, el hijo mayor de Helio, dejó Brasil y vino a los Estados Unidos para compartir las técnicas de su padre con el resto del mundo. A su llegada, inmediatamente se dio cuenta que la mayor parte de los estadounidenses no comprendían la efectividad del jiu-jitsu. Aún aquellos que tenían conocimientos de artes marciales confundían el sistema de su familia con el tradicional Jiu-Jitsu Japonés que se practicaba en Estados Unidos desde 1950. Para poder diferenciar ambas disciplinas, Rorion registró el nombre “Gracie Jiu-Jitsu.”

Rorion pasó muchos años enseñando en su garaje mientras conducía una campaña solitaria para abrir los ojos de los arte-marcialistas a la sencillez y la efectividad del Gracie Jiu-Jitsu y llegó a la conclusión de que, a pesar de su esfuerzo constante e incansable, necesitaba un medio más poderoso y visible para demostrar la superioridad del Gracie Jiu-Jitsu sobre otras artes marciales. Con este propósito, creó el “Ultimate Fighting Championship” (UFC). Este espectáculo televisivo en pay-per-view sacudió el mundo de las artes marciales ya que su hermano, Royce, utilizó las técnicas sencillas del Gracie Jiu-Jitsu para derrotar una y otra vez a contrincantes más atléticos y corpulentos, hábiles en el dominio de las diferentes destrezas de las artes marciales.

El éxito del Gracie Jiu-Jitsu en el UFC estimuló a muchos profesionales del jiu-jitsu deportivo a abandonar Brasil para poder sacar provecho de la creciente demanda de instructores de Gracie Jiu-Jitsu. Debido a restricciones legales sobre el uso de la marca comercial “Gracie Jiu-Jitsu,” estos instructores comenzaron a usar, como alternativa, el nombre “Jiu-Jitsu Brasileño.”

La afluencia de instructores del jiu-jitsu deportivo, muchos de los cuales eran miembros de la muy extendida familia Gracie, condujo al establecimiento de numerosas escuelas de jiu-jitsu a lo ancho de los Estados Unidos. Casi todas estas escuelas afirmaban enseñar el mismo jiu-jitsu que el Gran Maestro Helio Gracie había creado y que Royce había empleado en el UFC. En realidad, la mayor parte de ellos estaba enseñando una versión del arte especialmente modificada para la competencia deportiva. Los estudiantes que esperaban adquirir las destrezas realistas de defensa personal que habían visto en el UFC, acudían en masa a estas escuelas y frecuentemente entrenaban durante varios años antes de llegar a la decepcionante conclusión de que lo que estaban aprendiendo tenía poquísimas posibilidades de ser aplicado en situaciones callejeras.

La demanda mundial de instrucción en Gracie Jiu-Jitsu o Jiu-Jitsu Brasileño continúa creciendo a gran velocidad – sin normas. Como resultado, muchos profesionales de jiu-jitsu con niveles de conocimimientos muy diferentes, han abierto escuelas para sacar provecho de esta demanda. En el mejor de los casos, estos instructores auto proclamados son profesionales competentes en el jiu-jitsu deportivo. En el peor de los casos, están poco capacitados, sus conocimientos son pocos profundos o son, simplemente, malos instructores. Para contrarrestar esta tendencia preocupante, la Academia Gracie ha lanzado su Programa de Entrenamiento Global, con la intención de perpetuar las técnicas y principios del Gracie Jiu-Jitsu en su forma más pura - como método de defensa personal.